Hyundai Kona EV: el SUV que puede revolucionar el mercado de los coches eléctricos

Pablo Gómez

Lo confieso: siempre me disgustaron los SUV. Cuando iba conduciendo por la carretera y me topaba con uno de estos coches “enormes”, pensaba dos cosas: quién será el “fantasma” que va conduciendo este trasto tan grande, y qué fastidio que se me ha puesto uno delante… Cosas que tienen los prejuicios. Y cosas que tiene la vida, un buen día, teniendo que alquilar un coche, la compañía de alquiler en cuestión me dio sin esperarlo –puesto que yo había seleccionado otro coche más pequeño- un SUV.

Y ¡ay señores! Aquello fue otro cantar. La sensación de confort, de dominio y control de la carretera y los obstáculos, me resultó adictiva. Cuando a los 3 días tuve que devolverlo, lo hice con gran pesar y ya no había duda: mi próximo coche sería un SUV. Y cuando Hyundai sacó el año pasado su nuevo modelo Kona –bromas aparte con el nombre en Galicia- tengo que decir que a mí personalmente me gustó. Llamadme raro o friki si queréis, pero me pareció un coche con unas líneas atrevidas y de esos diseños que no dejan indiferente a nadie. Quizás por ese motivo hay quienes lo adoran y quienes lo odian. El hecho además de que tuviera un tamaño contenido –poco más de 4 metros de largo- acabó por convencerme de que era un coche a tener muy en cuenta entre los candidatos a una futura compra.

Pero hete aquí que la marca coreana nos tenía preparada otra sorpresa. Los rumores lanzados el año pasado por Hyundai acabaron convirtiéndose en noticia, y finalmente en realidad: a principios del mes pasado se presentaba en el Salón del Automóvil de Ginebra la versión eléctrica del Kona, con unas dimensiones un poco mayores –se “estira” 1,5 centímetros a lo largo hasta los 4,18 metros, y crece en altura medio centímetro hasta alcanzar el metro y 57 cm.- y con un diseño algo cambiado que hay que decir que ha gustado incluso a aquellos que le hacían ascos al Kona original, eliminando plásticos y retocando el parachoques y sobre todo el frontal, que puesto que ya no se necesita la refrigeración de un motor de combustión pierde esa gran parrilla delantera que tanto disgustaba a algunos potenciales compradores para quedarse –casi- lisa.

Vale, estamos hablando de otro SUV, y de otro eléctrico… ¿Cuál es la diferencia? ¿Por qué éste coche puede romper esquemas en el incipiente mercado de los automóviles eléctricos? Pues precisamente por una combinación de esos dos motivos: porque es el primer eléctrico pensado y dirigido para el público general en un segmento –el de los SUV- que está tan de moda ahora mismo y con tantos compradores potenciales. Mención aparte hay que hacer del precio, que por ahora se desconoce exactamente cuál será en España aunque la rumorología oficial en foros y webs, basándose en el precio con que ha salido en Corea, ya habla de que aquí podría rondar entre los 39.000 y los 40.000 euros según la versión, sin tener en cuenta descuentos –que pueden llegar a los 5.000 euros- ni ayudas del gobierno a la compra de este tipo de coches. Sí, no es barato… Pero es que hablamos de un SUV y además eléctrico. Y si no, echad un vistazo a lo que ofrece la competencia por ese precio.

Porque es que aquí es donde el Kona EV rompe otro molde. En lo que ofrece por este precio. Hasta principios de esta década, pensar en un coche eléctrico era pensar en un vehículo con aspecto “raro” y que posiblemente no pasase de los 100 kilómetros de autonomía circulando a 60 y 80 kilómetros por hora. Eso, o pensar en un Tesla de 90.000 o 100.000 euros. Pero desde entonces tanto la tecnología como el mercado han evolucionado a pasos agigantados.

A pesar de eso, modelos que rompieron en su momento con esos tópicos sobre el coche eléctrico, como el BMW i3 o el Nissan Leaf, podían ofrecer hace unos 4 años en torno a los 200 kilómetros de autonomía… y eso sin pisar mucho el acelerador y cuidando el recorrido. La llegada en 2017 del Opel Ampera-e pareció dar un salto con sus más de 500 kilómetros de autonomía –en el antiguo y nada fiable ciclo NEDC, que se quedaban aun así en unos 400 reales- pero la compra ese mismo año de Opel por parte del grupo PSA Peugeot-Citroën a General Motors acabó con el sueño. Desde entonces pesa una gran incertidumbre sobre su venta en Europa y ha habido cancelaciones y retrasos de pedidos, subidas desorbitadas de precio hasta rondar los 50.000 euros y, lo que es peor, una confirmación ya prácticamente certera de que el Ampera-e no verá la luz en España, salvo que al gobierno de turno se le ocurra de repente multiplicar las ayudas a la compra y los puntos de recarga para ponernos al mismo nivel que nuestros vecinos de continente. Osea, que no.

Eso unido a que las prometidas nuevas versiones del i3 y el Leaf se quedaron en un restyling deportivo que lo han dejado desfasado en autonomía en el primer caso, y en una actualización descafeinada que no pasa de los 250 km reales en el caso del segundo, dejaban a los amantes de los eléctricos con ansias de más autonomía pendientes del famoso Model 3 de Tesla, que promete 350 kilómetros de recorrido pero siempre que estés dispuesto a ponerte a la cola de la lista de espera y a preparar –al menos- 40.000 euros por un coche que, lo siento Elon Musk, digas lo que digas no está hecho para todos los públicos: y no lo digo sólo por ese interior tan minimalista. Alguno recordará en este punto al Zoe, el eléctrico de Renault con fama de “mechero” que en su versión más reciente –el ZE40- promete al menos 300 kilómetros reales de autonomía… Siempre que no lo metas a autopista claro. Y que conste aquí que yo soy un enamorado del Zoe desde sus inicios, pero las cosas como son.

Y es que aunque las marcas ya se han puesto las pilas –nunca mejor dicho- y comienzan a preparar el terreno para un futuro 100% eléctrico o –al menos a medio plazo- 100% híbrido/eléctrico, y a que algunos países como Francia ya han prohibido incluso el uso de coches de combustión de aquí a unas décadas, hasta ahora todo lo que pasase de la autonomía del Model 3 eran –después del fiasco del Ampera EV- meros proyectos, ideas y prototipos.

Y aquí es donde Hyundai ha dado el campanazo con el Kona eléctrico, presentando en Ginebra entre diseños conceptuales para sacar a la venta a partir de 2020 un coche que ya está aquí, ahora, que ya ha salido a la venta en Corea y que estará disponible en España a partir de este verano para comenzar a entregarse las primeras unidades en septiembre, que está basada en un diseño superventas como el SUV, y que ofrece dos versiones: una con batería de 39 kWh, 135 CV de potencia y 300 km de autonomía bajo el nuevo ciclo realista WLTP; y otra de 64 kWh, 204 CV de potencia y nada menos que 470 kilómetros de autonomía bajo el WLTP, dejando atrás incluso al defenestrado Ampera-e. Ya está aquí. No hay que esperar al 2021. Y además es bonito y compacto. Pero ojo para los que estéis pensando en salir ahora mismo corriendo al concesionario de la esquina a apuntaros a la lista de espera, porque parece ser que los primeros modelos que se pongan en venta saldrán preconfigurados, mejor tener un poco de paciencia y esperarse unos meses.

Interior del Hyundai Kona eléctricoUna cuestión interesante es que parece que el Kona EV viene preparado para la carga inalámbrica (no me refiero a la que trae para cargar móviles, sino a la de la propia batería del coche); pero sobre todo lo que llama la atención de este coche es esa columna central entre el asiento del piloto y el copiloto: aunque parece una bandeja gigante con reposa vasos, ahí es donde va el selector de marchas –en efecto, no hay palanca de marchas- que funciona únicamente mediante botones, al igual que el freno que por supuesto es eléctrico. La verdad es que es un elemento totalmente rompedor en el diseño interior que confieso que a mí al principio se me hizo raro, aunque con el tiempo he llegado a acostumbrarme a verlo ahí. Pero es algo tan inusual e innovador que puede tanto atraer a gente que busca algo diferente, como echar a otra para atrás por chocarle demasiado.

Las dos versiones en que sale a la venta el Kona eléctrico podrán cargarse al 80% en menos de una hora gracias a una toma CCS Combo de 100 kW de potencia. Esto, unido a su gran autonomía, permite a los que aspiramos a hacernos con un eléctrico pensar en tenerlo como vehículo único, dado el panorama –a pesar de que ha mejorado en los últimos años- de escasez de puntos de recarga de eléctricos que aún presenta España. 300, y ya no digamos casi 500 km de autonomía, son ya para plantearse viajes largos incluso aunque el punto de recarga donde tenemos pensado parar esté fuera de servicio, o aunque no tengamos uno decente incluso en 100 km a la redonda.

Hyundai ha roto moldes con este coche, hay que decirlo. Ha dejado atrás a sus rivales, y además viene avalado por la experiencia del Ioniq, cuyo motor eléctrico –en el que se basa también el del Kona EV- y prestaciones ha recibido muchos elogios. Si no ocurren cosas raras o imprevistas como con el Ampera-e, y si Hyundai no se hace de rogar demasiado a la hora de entregar sus unidades, la marca coreana llega este año al mercado europeo de los eléctricos no sólo para quedarse, sino para arrasar.

2 comentarios en «Hyundai Kona EV: el SUV que puede revolucionar el mercado de los coches eléctricos»

  1. Great post. I was checking constantly this blog and I’m inspired!
    Very useful information particularly the ultimate phase 🙂 I
    maintain such information much. I was seeking this particular information for
    a long time. Thanks and good luck.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − siete =